¿Cuáles son los síntomas principales de la fibromialgia?

Hoy se celebra el Día Mundial de la Fibromialgia, una enfermedad desconocida para muchos pero que sufren entre el 1 y el 3% de la población española.  La fibromialgia, por lo general, consiste en dolor o ardor generalizados. Muchas veces, se describe como un dolor de pies a cabeza. En algunas personas, el dolor puede ser lo suficientemente intenso como para interferir en las tareas diarias y ordinarias, mientras que en otras, sólo les ocasiona un malestar leve.

Conoce sus síntomas principales

  1. Dolor muscular: También conocido como mialgia. Aparece de forma crónica y puede prolongarse durante más de tres meses. Este dolor es difuso y afecta a partes distintas del cuerpo.
  2. Rigidez: Aunque la rigidez puede aparecer como síntoma de otras enfermedades reumáticas, al igual que la fatiga y el cansancio, tiene una serie de peculiaridades que la diferencia de otras patologías como la artritis reumatoide, la artrosis o el lupus. En estos casos, los pacientes pueden presentar entumecimiento, calambres en las piernas, sensación de hinchazón, agarrotamiento, contracturas musculares, movimientos involuntarios, temblor y sensación de bloqueo.
  3. Fatiga y cansancio: Estos dos síntomas aparecen al realizar poco esfuerzo, o ninguno, y no siempre desaparecen al descasar.
  4. Trastorno del sueño: Las personas con fibromialgia pueden manifestar problemas para conciliar el sueño, así como despertarse repetidamente durante la noche o que el sueño no sea reparador.
  5. Deterioro cognitivo: Esta enfermedad puede dificultar que el paciente procese la información, la memorización o que se exprese verbalmente de forma adecuada.
  6. Ansiedad y depresión: Suelen estar vinculados a esta enfermedad, sin embargo, los especialistas no pueden determinar si se producen antes, como consecuencia de la enfermedad o aparece en el trascurso de la misma.
  7. Síntomas relacionados con trastornos gastrointestinales: Intestino irritable o hernia de hiato, trastornos muscoesqueléticos como el síndrome del túnel carpiano, metabólicos (hipotiroidismo) y autonómicos (mareos, vértigos, hipotensión, etcétera).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.